​Es una historia tan predecible como la salida del sol por el este: el presentador de Univisión Jorge Ramos ahora le reclama al presidente Joe Biden por no ser lo suficientemente hospitalario con las oleadas de migrantes atiborrando la frontera sur de la nación.

Aquí les va nuestro recordatorio periódico de que Ramos sigue siendo el único presentador de una cadena nacional con una columna sindicada, en esta ocasión titulada, “Esto no es lo que Biden prometió”:

Así como el presidente ha fracasado en su bien intencionado objetivo de tener “un sistema migratorio justo, ordenado y humano”, también se ha desmoronado su esfuerzo para aprobar en el congreso una reforma migratoria que legalice a la mayoría de los 10 millones de inmigrantes indocumentados. En el Senado no hay 60 votos para aprobar una reforma migratoria ni la voluntad política de acabar con el llamado filibuster (que permitiría pasar una nueva ley de migración con solo 50 votos).

También fracasó el plan de legalizar a millones de dreamers, campesinos y trabajadores esenciales a través del complicado proceso de reconciliación presupuestaria dentro del congreso. La asesora legal de senado – la “parlamentaria” – ha dicho que no dos veces. Y los demócratas no se atreven a decirle que no a la parlamentaria.

Esto deja al presidente Biden en una muy precaria situación. Ninguna de sus promesas migratorias de campaña – con excepción de la protección temporal o TPS para los venezolanos – se ha cumplido.

Los demócratas – quienes hoy controlan la Casa Blanca y ambas cámaras del Congreso – se han hecho fama de prometer mucho y cumplir poco. Desde 1986 hemos oído sus promesas y millones de indocumentados se han quedado esperando. Si las cosas siguen igual, y Biden y los demócratas no hacen algo dramático y efectivo, pudiera haber una revuelta de votantes hispanos en las elecciones del 2022 y 2024. Entiendo que los republicanos son los responsables de bloquear casi todas las propuestas migratorias en el congreso, pero son los demócratas quienes han hecho una gran parte de las promesas. Y ha llegado el momento de cumplir o pagar las consecuencias.

Todo esto enoja a Ramos. Cuando la reciente encuesta de Quinnipiac reveló que el 69% de los hispanos desaprueba el manejo de la crisis fronteriza por parte de Biden, advertí que una parte significativa de esa cifra consistía en personas enojadas porque la frontera no se ha abierto lo suficiente, lo que confirma la columna de Ramos. Recordemos el acalorado intercambio de Ramos y Biden en torno a su voto para financiar la Ley del Cerco Seguro de 2006:

 

 

RAMOS: En 2006 usted votó por un cerco en la frontera con México. ¿En qué se diferencia eso de la frontera y del muro que el presidente Trump quiere construir?

BIDEN: Estamos hablando de una valla contra un muro que él quiere construir de este a oeste.

RAMOS: Pero usted quería un muro. Usted votó por un muro.

BIDEN: Voté, sí, pero era una pequeña parte de esto. No era, mira, hay ciertos lugares donde hace sentido…

RAMOS: Es parte del concepto señor vicepresidente. El concepto de construir un muro.

BIDEN: El con… quieres decir que si construyes un muro donde sea, incluyendo en puntos de embarque legal eso… ¿que eso es lo mismo que está haciendo este señor? Válgame Jorge.

RAMOS: Le pregunto, sólo le pregunto, cúal es…

BIDEN: Tú sabes lo que me estás preguntando, no es una comparación honesta.

RAMOS: Usted… usted votó por un cerco y Trump quiere un cerco y una valla, también, ¿cierto?

BIDEN: No, él quiere gastar billones de dólares en eso…

RAMOS: Sí quiere. Sí quiere.

En aras de la verdad, cabe señalar que Biden sólo prometió enviar un proyecto de ley al Congreso el primer día, lo que hizo, aunque llegó natimuerto. Pero los medios hispanos ya habían apostado a una narrativa de cambio radical en la política de inmigración de nuestra nación como resultado de la elección de Biden. La crisis fronteriza y la muerte tanto del proyecto de ley de inmigración de Biden, como del plan para insertar la reforma migratoria en otra legislación por medio de la reconciliación (Ramos le dio cuerda tan pronto como Biden asumió el cargo) han hecho quedar a los medios latinos activistas como unos ridículos.

Asegúrese de leer la columna completa, especialmente la parte donde Ramos declara que ahora Biden es tan malo como Trump. Y luego recuerde por qué es que Ramos y el resto de los medios activistas en español abogan por una frontera porosa:

 

 

JORGE RAMOS: Creo que el futuro de los medios de comunicación en español está asegurado durante décadas, simplemente, por una razón muy sencilla: A pesar del hecho de que la mayor parte del crecimiento dentro de la comunidad hispana proviene de personas que nacen aquí, todavía tenemos de uno a dos millones de inmigrantes, que vienen legal e ilegalmente cada año. La mayoría de ellos habla español. Por lo tanto, tenemos un mercado que está creciendo y creciendo. 

Y creo que podemos asegurarles que, en las próximas décadas, sintonizarán los medios de comunicación en español. Ese es otro tema por completo, pero la comunidad latina conserva tantos elementos de su país de origen, incluyendo español- 9 de cada 10 latinos hablan español… hablar español en casa – que – y estamos haciendo cosas que los italianos no hicieron, o los rusos, o los europeos orientales no hicieron- y la cercanía a nuestros países de origen y las comunicaciones que tenemos mantienen vivos los medios de comunicación en español. Y gracias a ello, es un nuevo poder que otras comunidades anteriores de inmigrantes no tuvieron.

 

 

Read more: newsbusters.org